El Gran Viaje de Kiadi (III) Impactante testimonio de un joven inmigrante.

Primera etapa : Kinshasa – Brazzaville

Tras desertar y sin perder tiempo, Kiadi y sus compañeros inician una expedición que sale desde Kinshasha (República Democrática del Congo). Pretenden esperar a la noche y entonces atravesar varios kilómetros por el río Congo en dirección a Brazzaville, la capital del país vecino (República del Congo).

Kiadi sabe que tienen un problema: no se les permitirá el paso con facilidad. Además, si cayeran en manos de los soldados de cualquiera de los dos Congos correrían grave peligro. Para evitarlo idean un plan.

Al llegar la noche se presentan en el puerto de Ndolo (Kinshasa) con uniforme militar, pero por debajo llevan ropa civil. Como son soldados se les permite el paso puesto que van a una isla congoleña que está en medio del río. Lo único que tienen que hacer es pagar 10 $ por cabeza.

Han logrado sortear el primer obstáculo, pero ahora se encuentran vestidos de militares acercándose a la isla fronteriza. Kiadi mira a sus compañeros. Sabe que un error puede ser fatal. Siente su corazón palpitando con temor, y su mente embargada por la adrenalina, pero por fuera parece conservar la calma. Sobre las aguas agitadas esperan el momento en el que desde el puerto no pueden verlos con demasiada claridad. Entonces, en la oscuridad de la noche se agazapan, y en un gesto disimulado y rápido se quitan los uniformes, los echan al río y se convierten en “honrados civiles”.

Cuando llegan a la isla lo hacen como clandestinos “normales” y no como militares. Allí aún deben negociar un arreglo para poder seguir adelante. Por fin pagan 30$ a los soldados de la guarnición y continúan la singladura hacia Brazaville.

Kiadi prefiere no mirar atrás. Piensa que probablemente no vuelva a ver su tierra. Por ahora lo han conseguido, pero Kiadi sabe que esto solo es el comienzo, y que muchos peligros muchísimo más duros les aguardan.

(La historia de Kiadi es una historia real, de la cual fue testigo el misionero Xavier Zabalo tras pasar cuarenta años en el Congo)

CONTINÚA EN POSTS SIGUIENTES

2 comentarios

  1. Agradezco tu interés, David. La historia de Kiadi irá continuando a lo largo de los días, a medida que pueda ir transcribiendo las cartas de Xabier Zabalo donde está recogida la historia.
    Efectivamente, detrás de muchos de los inmigrantes que caminan por nuestra calle hay una historia de angustia, valor y superación. Me pregunto cuántas de las personas que les critican y les menosprecian serían capaces de aventurarse y superar algo así.

    ¡Gracias por tu apoyo!

  2. Saludos,

    sigo el blog des de hace unos días, pues me parecen bastante interesantes las noticias que cuelgas. Sobretodo el viaje de Kiadi, pues no es algo que se vea todos los días, y me parece que todos deberíamos ser conscientes de que cosas así ocurren mas a menudo de lo que creemos. Espero la continuación de esta história.

    Suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: