¿Se beneficia África con la crisis?

África aumenta sus posibilidades de rédito en las inversiones a largo plazo; pero esa bonanza se va a producir a costa de la pauperización de varios sectores económicos y del empeoramiento de la calidad de vida de muchas poblaciones, lo que podría originar nuevas guerras civiles y el consiguiente deterioro de las instituciones.

Los pronósticos apocalípticos de los organismos internacionales de crédito, de hace un año, con respecto a los efectos que la crisis internacional causaría en África no se han cumplido. Tanto el FMI como el Banco Mundial predecían con cierta lógica que la ralentización del comercio mundial y de los créditos financieros iba a afectar al continente más débil.

Precisamente, el sector financiero africano, al no depender de las fluctuaciones de los capitales privados, ya que en gran medida está controlado por los Estados, pudo sobrevivir a la crisis financiera. Desde la década de los 80 los países desarrollados condicionaron gran parte de los créditos, a los países africanos, a la liberalización de los mercados y a la reforma del sector bancario.

Gracias a que esta última medida fue desoída, con algunas excepciones, hoy África cuenta con un sólido sector financiero que puede auxiliar a ciertos sectores afectados por la recesión comercial.

Si hay crisis que no se note

Por diversos motivos, las inversiones extranjeras en África crecieron un 2% en lo que va del año. El primer factor es la inercia en el crecimiento de las inversiones que viene atrayendo el continente desde el año 2000.

A pesar de la disminución de los volúmenes comerciales, la cancelación de las deudas de varios países, ya sea por condonación o por desembolso, varias economías africanas se ven provistas de más oxígeno, lo que atrae además de nuevos créditos, más inversiones.

Sin embargo, en época de crisis los capitales no están dispuestos a correr riesgos, por eso se concentran en sectores rentables y en países que no presentan grandes dificultades. De esta manera, se desarrolla sólo una parte del continente y se deja de lado otra.

Los sectores que los inversionistas consideran seguros y que aumentaron su participación son los hidrocarburos, los minerales como el oro, diamantes y coltán, dejando de lado a los productores agrícolas y ganaderos.

Los países que son más seguros para invertir son los más desarrollados, los que menos conflictos internos tienen y por supuesto los que adoptaron una economía de mercado más abierta. Estos son: Angola, Nigeria, Sudáfrica, Guinea Ecuatorial, Argelia y Libia.

Pero, no hay que perder de vista en qué condiciones se desarrollan estas inversiones. Gran parte de las empresas multinacionales se establecen en países con gobiernos corruptos, fácilmente dominables y extraen las materias primas sin declararlas para manufacturarlas y agregarles valor en los países centrales.

Cuando en el mismo país se establece otra compañía rival, ahí se exacerban los conflictos étnicos y se compran ejércitos privados, en los que también participan niños africanos, para enfrentar a los combatientes que defienden a la empresa competidora. Esto es muy común en Sudán, Congo y Chad y lo fue en Sierra Leona.

Esta facilidad para la extracción de hidrocarburos, con bajos costos, produce que los capitales que buscan enérgicamente abastecerse de gas y petróleo, aumenten la producción en África, a pesar de la caída de la cotización.

Por ejemplo, gran parte de la recuperación mundial se debe al motor productivo de China, que sigue requiriendo de enormes volúmenes de combustible para sostener sus industrias. El año pasado China invirtió US$ 100 mil millones en África. Se estima que este año, el gigante asiático va a crecer un 8%, lo que va a constituir un factor importante para que el mundo salga de la crisis.

Los países del Golfo Pérsico, con empresas de hidrocarburos experimentadas también están invirtiendo en África, por el bajo costo que supone la extracción de petróleo.

El FMI, con demasiado optimismo, sostiene que la crisis ha demostrado que África superó la época de las ayudas, situándose ahora en una posición propicia para invertir y generar ganancias. Por eso, este año duplicó sus recursos hacia este continente.

Pero, la salida de la crisis mundial, va a dejar un panorama económico más desigual en África. Va a haber producciones muy favorecidas, lo que va a provocar que las elites poderosas aumenten sus ingresos y va a hundir a otros sectores más vulnerables.

Esto podría abaratar aun más la producción y generar más desestabilización en los países que tienen guerras civiles importadas por los capitales extranjeros y por la rivalidad entre los EE.UU. y China por la extracción de hidrocarburos.

Es posible que la caída del sector agrícola estimule la venta de grandes terrenos a empresas extranjeras que se dedican a producir biocombustibles en lugar de alimentos.

Así, como sostiene el FMI, África aumenta sus posibilidades de rédito en las inversiones a largo plazo. Pero, el organismo omite que esta bonanza se va a producir a costa de la pauperización de varios sectores económicos y del empeoramiento de la calidad de vida de muchas poblaciones, lo que puede originar nuevas guerras civiles y un deterioro de las instituciones, que alimenta el círculo vicioso de la atracción de capitales sin control.

Fuente: Maximiliano Sbarbi Osuna, publicado en BAE

Una respuesta

  1. El mundo capitalista con Estados Unidos a la cabeza, se encuentran en una situación de técnicamente quebrados, con un déficit fiscal escalofriante que se eleva hacia el infinito en una curva asintótica en la misma proporciòn que se dan los programas de estímulo fiscal, siendo que la situación de quiebra se produce debido a que no pueden honrar con sus deudas.-

    Pero el ejemplo más patético es Grecia que es un país técnicamente quebrado.- En el 2001 ingresó a la zona Euro y junto con ello comenzaron los movimientos especulativos de los bancos de Wall Street: Goldman Sachs y J.P. Morgan a los que hay que agregar a nuestro conocido Soros: el mentor financiero de Toledo.-

    Las desgracias para Grecia se agudizaron cuando se sobre endeudaron para poder terminar los estadios y escenarios donde se iban a realizar los Juegos Olímpicos en el 2004, los que no pudieron ser terminados a tiempo ni con el sobregiro de su presupuesto, lo que determinó que su déficit fiscal se dispare hasta el 9 % de su PBI, pero no obstante que la Eurozona no permite tan elevado déficit a sus miembros, sin embargo en aquella oportunidad no fue sometido a auditoria por el Eurostat.-

    Pero The New York Times los ha puesto al descubierto, lo que ha originado la furia de los Ministros de Finanzas de la Eurozona reunidos en Bruselas, con el agravante que el socialista Yorgos Papandreu ha corregido a Kostas Karamanlis, cuando señala que el déficit fiscal de Grecia es del 12.5 % de su PBI en lugar del 3.7 % informado por su antecesor.-

    La Casa Blanca pronosticó el 25 de agosto del año pasado, que el déficit acumulado del Gobierno norteamericano en los próximos diez años sobrepasará los 9 billones de dólares. Esta mala noticia no sólo estremeció a EEUU sino que ha provocado preocupación e ira en el ámbito mundial.

    En este estado catatónico de quiebra, la Junta de Acreedores tiene como único miembro a China, quien posee dos billones de dólares de la deuda estadounidense.-

    Algunos proponen una simplona medida monetarista para tratar de salvar al muerto, pidiendo que se revalúe el renminbi, pero no se dan cuenta que de darse (hipótesis negada por ahora por los chinos) esta medida, no variaría de manera sustancial el estado de quiebra fiscal y lo único que se produciría sería un efecto más traumático y perjudicial para los pueblos en desarrollo del Mundo y sobre todo para el pueblo norteamericano, los críticos no se dan cuenta el lado humanista de la política económica internacional que ha adoptado China en bien de toda la humanidad, de allí que se justifica el proceso de transición pacífica y ordenada hacia un nuevo mundo.-

    Los chinos han manifestado que para ellos es igual exportar más o exportar menos, ello no va a modificar en lo fundamental el desarrollo socialista de crecimiento sostenido y armónico del 10 % de su PBI, concepto que ahora pretenden hacer burla los críticos y lo llaman la patología del PIBismo o PIBpatía o el simplismo del PIBismo, originado precisamente por su incapacidad de solucionar el grave estado de quiebra de los principales estados capitalistas.-

    Corresponde pues a los intereses de todos los paises en vías de desarrollo y de toda la humanidad que debe darse este estado de transición ordenada, pacífica y armoniosa hacia un nuevo orden económico internacional.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: