Cooperació en moviment

És un concurs anual on es vol donar a conèixer el treball de les diferents ONG de la província de Barcelona, s’han de crear obres que combinin fotografia i vídeo per narrar una història durant entre dos i cinc minuts aproximadament.

El foment de la Pau, les relacions Nord-Sud, la defensa del Medi Ambient i dels Drets Humans, l’aproximació a la realitat social cultural i econòmica dels països del Sud i la equitat de gènere seran valorats com a eixos temàtics prioritaris.

El dia 19 de desembre de 2011, es van lliurar els premis Cooperació en Moviment organitzats per SICOM amb la col·laboració de la Diputació de Barcelona.

Si voleu donar un cop d’ull a les cinc obres guanyadores, ho podeu fer aquí:  http://www.cooperacioenmoviment.org/obres-premiades-2011/

Neocolonialismo y racismo

Michael Warschawski escribió en The Alternative Information Center un artículo acerca del Sionismo, el Estado de Israel y el neocolonialismo. Lo resumimos a continuación:

El Sionismo es un colonialismo de carácter específico, siendo la empresa colonial del colono. Como tal, está destinado a sustituir (y no esencialmente explotar) la población indígena con los nuevos colonos a través de la expulsión gradual.

Israel es un estado colonial, no sólo en su origen, sino también en su modus operandi. Sus leyes y prácticas se configuran con el objetivo de construir, evaluar y fortalecer su carácter judío. “Judaización” y “Estado judío” no son conceptos culturales, sino un proyecto demográfico; su objetivo es la des-arabización de Palestina y reducir lo más posible el número de no-judíos en el Estado judío.

La política de judaización continuó mucho tiempo después del establecimiento del Estado de Israel y marca las prácticas colonialistas de hoy en día. La discriminación estructural de la minoría palestina que logró permanecer en las fronteras del Estado judío y la continuación de la política de expropiación de tierras son los testimonios vivientes de que no ha habido la “normalización” de Israel. Se trata de una permanente guerra étnica.

El racismo moderno es a menudo una actitud de “ignorar al otro”. “Una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” o “el país estaba vacío” fueron las consignas centrales en los inicios del Sionismo. Es típico, uno puede decir incluso banal, la actitud colonialista hacia los indígenas que no son más que un problema ambiental, como los mosquitos, los pantanos o las rocas; algo que debe ser erradicado con la finalidad de permitir el desarrollo de la civilización. Los árabes de Palestina fueron transparentes como comunidad humana, y, en ese sentido, el Sionismo es un racismo basado en la negación de la humanidad respecto la comunidad indígena. El racismo sionista es el banal racismo occidental hacia lo que no es europeo.

La resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1975 que define el Sionismo como una forma de racismo sólo señala la verdad elemental: un estado colonial es, por su propia naturaleza y comportamiento, racista.

El papel de una resolución política no debería ser definir la realidad, pero tomar decisiones sobre las acciones que deban tomarse. Esta debe seguir siendo la tarea de los expertos científicos y un permanente y nunca cerrado debate científico, no una votación. Colonialismo es racismo, a pesar de que una mayoría de los estados lo acepten o no. La prueba de que la votación fue un error llegó dieciséis años después, en 1991, cuando la misma Asamblea General de las Naciones Unidas revertió su voto y decidió que el colonialismo sionista no es racista. Tal comportamiento es una reversión fantástica hacia la Edad Media, cuando la Asamblea de Cardenales podía decidir por votación, si los judíos tenían alma o si la Tierra era un cuadrado plano.

Obviamente, ninguno de estos votos puede cambiar la realidad. El papel de las instituciones políticas es el de decidir sobre las acciones a tomar, no legislar la naturaleza de la realidad.

Idealmente, la Asamblea General de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad adoptarían una resolución basada en la campaña internacional para el BDS – Boicot, Desinversiones y Sanciones – y sancionarían al Estado de Israel por sus innumerables violaciones del derecho internacional y de las resoluciones de las Naciones Unidas. La necesidad de imponer sanciones al Estado de Israel es triple: en primer lugar, hacer justicia al pueblo palestino, que ha hecho, bajo la presión de la comunidad internacional, muchos compromisos dolorosos, a cambio de más opresión, más negación y más humillaciones; en segundo lugar, como una cuestión de higiene internacional, ya que si queremos vivir en un mundo regulado por la ley, Israel no debe ser tratado con impunidad, y sus crímenes deben ser sancionados; y en tercer lugar, por el bien mismo de la sociedad israelí.

¿Cómo hago mi vida un poco más responsable?

Ya ha entrado el año, pero aún no es tarde para pensar propósitos. Puedes ponerte unas metas que puedas cumplir fácilmente y hagan la vida un poquito mejor a muchas personas. Aquí van algunas ideas:

Comercio justo: compra en tiendas de comercio justo, regala a los demás comercio justo. Si quieres acceder al post que te explicará algún secretillo sobre el comercio justo, pincha aquí.

– ¡Tu ropa y esas gafas que ya no usas pueden servir a mucha gente! Infórmate en tu óptica, en la parroquia más cercana o en Lions Club Internacional.

– A menudo se organizan carreras o actos deportivos cuya sola participación de algún modo ayuda a los menos afortunados. Puedes informarte en Carrerasolidaria.com

¿Necesitas más ideas? Existen en internet páginas donde puedes encontrarlas, tales como http://www.agendaviva.com/ ¡Y muévete este año! :)

10 to the 100th

Estos son los últimos días para las votaciones a las ideas presentadas en 10 to the 100th, el proyecto que lleva ejecutando Google desde hace más de un año.

Para quien no lo conozca, 10 to the 100th es una iniciativa mediante la cual se pedía que las personas enviaran ideas sobre cómo mejorar un poco el mundo en el que vivimos, tanto para los de aquí, como para las personas de los países más desfavorecidos. De entre los cientos de miles de ideas recibidas se han elegido 16, y estos son los últimos días para que, siempre mediante internet, votemos a la que creemos que favorece mejor y a más gente.

A esta propuesta ganadora se le dará, siempre según Google, 10 millones de dólares para la ejecución del proyecto.

Una iniciativa interesante. Acertada la política de Google de empresa cuya imagen se basa en el sentido social y en la sensibilidad a los valores actuales. Y aunque la finalidad de Google, como la de cualquier otra empresa, sea meterse al público en el bolsillo con su “traje solidario”, si realmente esta propuesta es limpia y ayuda un poco a algunas personas, ¡pues bienvenida sea! Lo que me parece estupendo del tema es que las propuestas puedan venir de parte de personas como tú y como yo, concediendo valor real a las ideas.

Si queréis votar, la web es http://www.project10tothe100.com/intl/ES/index.html

Aquí os dejo el video promocional que se realizó cuando se abrieron las candidaturas:

La globalización en los medios de comunicación (palabras del subcomandante Marcos)

El subcomandante Marcos es el principal ideólogo, filósofo y mando militar de EZLN, grupo armado indígena mexicano que lucha por los derechos de los indígenas defendiendo la democracia, libertad, tierra, pan y justicia. Licenciado en filosofía y letras y guerrillero, después de cambiar el método de las armas por la palabra, pero todavía resistiendo en la selva Lacandona, ha publicado más de 20 libros, prefiriendo expresarse con fábulas, y desde un estilo casi siempre poético. He aquí un vídeo en el que Marcos se expresa a propósito de los grandes medios de comunicación y de los medios de comunicación alternativos.

Severn Suzuki, la niña que no se calló

Muchos conoceréis ya este vídeo que ha dado la vuelta al mundo y sigue haciéndolo, a pesar de tener ya sus años. Severn Suzuki, con sólo 12 años, dio una lección a los miembros de la ONU presentes en la sala y también al mundo entero, no por desvelar cosas nuevas, sino por atreverse a decirlas, por atreverse a pensar que alguien podía echarle todo esto en cara a los responsables. Si no habéis visto todavía el vídeo de su actuación, os lo recomiendo. Resultan más que asombrosas las capacidades de oratoria de esta persona, sobretodo teniendo en cuenta su edad.

Y a nosotros, nos da otra lección. ¡Creer es poder!

¿Es mala la globalización?

Encontré esta pregunta por internet. No era la primera vez que la oía.

La globalización en sí no es mala. Globalización significa más interrelación entre las comunidades, una red que abarca la economía, sociedad y política a nivel mundial. Eso de por sí no es malo.

Lo malo es el tipo de globalización que vivimos actualmente, el modelo de globalización injusto que han instaurado las empresas y los gobiernos occidentales. Por ejemplo, ¿sabíais que África es el continente MÁS RICO gracias a todos sus recursos naturales (diamantes, coltan, y muchos otros), pero que su gente vive en la pobreza porque las empresas occidentales se apropian de sus recursos? ¿O que las grandes multinacionales sitúan sus fábricas en países en vías de desarrollo, donde logran que los gobiernos permitan el despido libre, las malísimas condiciones para los trabajadores, las horas extras impagadas, los sueldos míseros y el trabajo infantil, para aprovechar esta globalización para enriquecerse más y más a costa de los derechos humanos de esta pobre gente?

La globalización podría llegar a ser justa y positiva para todos, en un punto en el que todas las culturas compartan su riqueza cultural y se produzcan intercambios comerciales justos, pero mientras el mundo esté dirigido por las empresas y el dinero, no será así. Por lo tanto, para lograr esto, se debe tener conciencia de que la precariedad se debe a una serie de injusticias contra las que se puede y debe luchar. Prueba de ello son avances logrados gracias a la presión social, como la condonación de la deuda Externa por parte de Noruega. Está en nuestra mano.